Croacia derrotó a Inglaterra y se mete a la final a puro coraje

0
17

La selección balcánica derrotó a la niquelada Inglaterra (2-1) a puro fuerza y coraje para instalarse en su primera final de una Copa del Mundo. Parisic y Mandzukic anotaron los goles para los croatas que ahora va por Francia en la gran final a disputarse el 15 de abril (11:00) en Moscú.

Croacia dio un golpe mundial este miércoles tras vencer a Inglaterra por 2-1 en la segunda semifinal de Rusia 2018 disputada en Moscú. Los balcánicos escriben con letras doradas su nombre en la historia del fútbol al dejar en el camino nada más y nada menos, que a los inventores de este deporte.

Parisic (67′) y Mandzukic (108′) fueron los autores de los goles que dieron vuelta al marcador ante una Inglaterra, que no supo sostener la ventaja lograda por Trippier (5′) cuando el partido recién comenzaba. Los balcánicos con espíritu guerrero demostraron su lucha incansable en el estadio Luzhnikí.

Aguantaron el dolor de la derrota durante los primeros 45 minutos para salir con hambre de gloria en el complemento. Sabían que en los papeles no eran favoritos, pero tenían armas solidas para pelear mano a manos con los corpulentos zagueros ingleses que no pudieron ante la inteligencia de Modric y la osadía de Parisic, que fue una pesadilla por la banda izquierda custodiada por Walker.

Como en todo el mundial, el buen trato al balón caracterizó a los croatas que a partir del empate transitorio (67′) hicieron perder la brújula a los ingleses liderados por el goleador Harry Kane, que hoy lució con la pólvora mojada al igual que Sterling. Ambos marraron sus chances generadas sobre todo en el primer tiempo.

En la otra vereda, el volante Parisic iba y venía haciendo de la suyas y complicando por el carril izquierdo el mismo que utilizó para anotar la igualdad y ceder el pase de cabeza a Mandzukic, que no perdonó.

Tras ese gol, que a esta hora da la vuelta al mundo, se desató la locura balcánica que estalló en Moscú y estremeció a Croacia, pues no es para menos están en una final, la primera de su historia. Dignos finalistas, que van por Francia en busca de coronar el mundial perfecto.